Blogia
DIARIO TRIBUNA

PGR... no queremos más periodistas muertos, ni funcionarios impunes e indagaciones amañadas

PGR... no queremos más periodistas muertos, ni funcionarios impunes e indagaciones amañadas

C. PROCURADOR GENERAL DE LA REPÚBLICA

C. AGENTE DEL MINISTERIO PÚBLICO DE LA FEDERACIÓN

P r e s en t e.

AVERIGUACIÓN PREVIA NÚMERO 13/FEADP/07

 

Es lamentable constatar --y padecer-- el cada vez más rápido deterioro de las instituciones en nuestro país, donde en lugar de un estado democrático se impulsa a organizaciones paraestatales que socavan la república, generándole a la sociedad perjuicios grandes.

                             Ya se llegó al nivel de que un patriota, un general del Ejército Mexicano, a través de una carta pública que un gobierno estatal reprueba porque le desnuda como corrupto, pero que otras autoridades y amplios sectores de la población respaldan, denunció que no son investigados a fondo los delitos debido a la componenda entre delincuentes y funcionarios-políticos-policías, y que aun sabiéndolo, los responsables de hacerlo no llevan a cabo la depuración de “las instituciones o corporaciones encargadas de velar por la seguridad, el orden, la paz pública y la procuración de justicia”.

                             Los ataques a la Libertad de Expresión y Prensa constituyen ejemplo muy claro de la arbitrariedad, pues cuando se alza la voz la hostilidad se recrudece.

                             Don Jesús Blancornelas decía que las mafias tienen a sus principales aliados en la PGR, y a la luz de los acontecimientos recientes no le faltaba razón.

                             En el caso que nos atañe, es verificable que la ineptitud estratégica les garantiza impunidad a los asesinos de periodistas, violadores de los Derechos Humanos, Civiles, Económicos, Sociales y Culturales de los comunicadores. Y que quienes han agredido al suscrito y Diario TRIBUNA así como a colaboradores de este medio de comunicación y familiares, que están plenamente identificados y son desenmascarados en autos de esta denuncia por nombre, apellidos y cargo público, se eternizan bien protegidos por “la fuerza del estado”. Esos criminales se regodean en el fangal de la impunidad, ciertos de que nadie los tocará ya que las leyes no se hicieron para ellos.

                             Los cofrades no son imaginarios, son agentes, delegados y personal diverso de las instancias para la administración de justicia en los tres niveles de gobierno. De ahí que, cuando eventualmente se realizan indagaciones éstas son sesgadas intencionalmente. Y eso es exactamente  lo que ocurre con esta querella.

                             Todo es simulación para no aplicar la Ley.

                             En razón de ello, con fundamento en el Artículo 8 de nuestra Carta Magna (para que luego no se arguya que es infundada la petición), me veo precisado a demandarle a usted respuesta concreta e inmediata de las diligencias que en diversas fechas le he planteado con la finalidad de que los hechos ya de su conocimiento sean esclarecidos debidamente.

                             De igual manera, con este escrito vengo a hacer de su conocimiento hechos que no dejan lugar para la duda respecto a las complicidades que HE venido señalando, y que materializan el principio newtoniano de que las cosas continúan siendo como vienen siendo, a menos que se las impida; pues ni antes ni después de que se inició esta Averiguación Previa se ha realizado algo tendiente a evitar que nos sigan agraviando, y ya van ocho años así:

§        El jueves 20 de marzo de este año, alrededor de las cinco de la mañana y luego de salir de las oficinas de mi periódico para ir a mi domicilio después de la jornada de trabajo, al arribar a la calle Canovas sobre la cual estaba estacionado mi automóvil me percaté que éste tenía acuchilladas las llantas. La rúa, que se ubica a pocos metros de la sede estatal de la Procuraduría General de “justicia” y no lejos del palacio de gobierno y también de las oficinas de mi periódico, en esta ciudad, se advertía sin tráfico de vehículos o personas, lo cual me conduce a la reflexión de que los autores de la “travesura” fueron expresamente a destrozarle las llantas a mi carro para patentizar el siniestro aviso de que eso le sucederá a quienes no nos doblegamos ante el poder abusivo que un reducto de sátrapas practica en la entidad veracruzana.

§        Después de apuñalar las llantas de mi carro, incidente que reportó el periódico La Jornada cuya nota anexo, tuvieron el descaro de meterse a mi oficina a sustraer una copia de las llaves de las puertas.

§        Hace una semana le “cortaron la luz” a las oficinas de mi periódico y hubo demasiada lentitud, de varios días, para restablecer el suministro de energía eléctrica. Raro porque dicho servicio ha sido abonado por adelantado.

§        Anteanoche, hallé mi automóvil abierto de la puerta del lado del conductor.

§        Y hoy encontré un revolcadero de los documentos que tenía sobre mi escritorio, de donde se llevaron los relacionados con otros casos de corrupción que estoy indagando para publicar.

                             Nada es fortuito, sino la reiteración de una acechanza permanente que puede terminar en tragedia.

                             Y la “autoridad”, impasible y cómplice a no dudarlo.

                             En los antisociales mas recientes al menos traslucen dos intenciones. Una, que al denunciar yo los hechos intentan allanarse el camino para, ahora sí “con la ley en la mano”, penetrar a las instalaciones de Diario TRIBUNA a hurgar y muy probablemente a sembrar ilícitos, lo cual es práctica común de autoridades supuestamente responsables de “investigar” para  procurar e impartir justicia. Y, añadido a eso promover exámenes psicológicos arreglados para intentar el descrédito a las acusaciones.

                             Para quienes no nos doblegamos, ese es el trato que se prodiga.

  También anexo publicaciones del sitio gobernantes.com, donde es exhibida la coptación de ciertos informadores y son señaladas otras agresiones, las cuales sin duda derivan de la preeminencia de un ambiente favorable a la corrupción y hostil a los trabajadores de los medios que no le entran; aunque se reconoce que hay quienes son venales desde su origen, por lo que nada justifica su patética acción.

                             En el caso de Diario TRIBUNA, impugno por que no se ha hecho absolutamente nada tendiente a evitar que los criminales que nos acosan cumplan sus inicuos propósitos, cuyo fin último es aniquilar a este medio de comunicación y quienes lo hacen posible.

                             Incluso es ignorada la orden presidencial de fecha 25 de febrero del presente año que nos fue comunicada por canales oficiales, donde se establece que el Presidente Felipe de Jesús Calderón Hinojosa “ha instruido a  la Procuraduría General de la República  que se revise a profundidad el caso.”

                             Impunidad holística. Y a mucha vergüenza para nosotros México se consolida como el territorio más peligroso del planeta para los trabajadores de medios de comunicación, después de Irak que sobrevive a una guerra de invasión, percibiéndose inútiles los llamamientos de la comunidad internacional que exige que sean indagadas de manera rápida y eficaz las agresiones y que los responsables reciban la sanción correspondiente.

                             Vetar a un periodista es vetar a toda la sociedad”, exterioriza Lydia Cacho Ribeiro. Pero no se entiende, o pareciera no quererse entender que para mejorar la calidad de la democracia hay que mejorar la calidad del Estado,  y que a mayor corrupción de las instituciones, mayor riesgo para la Libertad de Expresión y los periodistas.

                             En el caso que nos afecta, de manera personal y directamente a todo el periódico, insisto en que los implicados están referidos por nombre, apellidos y cargo público. Uno de los mencionados en el expediente es el gobernador Fidel Herrera Beltrán, a quien ustedes le tienen tanto miedo.

                              Al efecto, en los interrogatorios que me han impuesto en todo momento la intención ha sido la de zafar al aludido bajo argumentos falaces como el de que si tengo algo personal contra él o que si lo odio. Y a nadie más declaran.

                             He puntualizado que mi demanda es firme, y que es deber legal de la autoridad investigadora (ustedes) llevar a cabo las pesquisas, allegarse las pruebas, que no arreglarse las evidencias, y PROCEDER CONFORME A DERECHO Y NO DE ACUERDO A INTERESES MAFIOSOS.

                             Por lo tanto, la respuesta          que demando debe ser rápida en razón de la gravedad de los acontecimientos denunciados.

                             No queremos más periodistas muertos, ni funcionarios impunes o indagaciones amañadas.

 

A t e n t a m e n t e

Jalapa-Enríquez, Veracruz. Viernes 25 de Abril del 2008

 

________________________

MARTÍN SERRANO HERRERA

Ccp/ Presidencia de la República, Congreso de la Unión, Sociedad Civil, ONG’s, Organismos Defensores de Derechos Humanos y Civiles, Organizaciones de Periodistas, Comunicadores y Medios de Comunicación

¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres
¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres

0 comentarios

¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres