Blogia
DIARIO TRIBUNA

SE ARRUGAN TODOS!

Por primera vez la máscara traslució y se dejó ver el terror. 

Todos se arrugaron, para acabar pronto.                     

Desde aquella “orden” de Fidel Herrera Beltrán a los sumisos medios de Veracruz, conminándolos a que le bajaran de volumen al tema de las vendettas y ajuste de cuentas de la mafia huehuenche, a hoy, parecía que no pasaba nada y todo mundo como si nada. 

Pero cuando el émulo del jinete sin cabeza apareció en las proximidades del centro de perdición extravaganze, en Boca del Río, y la testa de este mítico hecho realidad, a unos metros del cuartel general del porteño Notiver, la cosa giró cien veces 300 grados y medio. 

En Palacio de gobierno por primera vez el asunto dejó de tomarse a guasa, y el titular del Ejecutivo estatal personalmente comenzó a repartir órdenes a diestra y siniestra. 

Puro carilarga se vio salir del exconvento carmelita a temprana hora del día de la “Santa Cruz”, unos a meterle un tentempié a la barrigota y otros a cambiarse la pijama. 

Los medios, mudos. Que cuando el cobre asoma se vuelven émulos de la guacamaya. 

La sumisión y cobardía, se disfrazó de “prudencia”. 

Desde luego que el hecho criminal rebasa los límites. 

Por supuesto que sí, y en el propio gabinetazo del Tío Fidel muchas colas de rata se encogieron por el pánico. 

Pero no porque de nuevo la criminalidad apunte hacia los periodistas hay que hacer mutis.  

Todo lo contrario. Los hechos deleznables atropellan a la sociedad en todos los sentidos, cuando el acto criminal apunta hacia los periodistas. 

No es morbo. 

De ninguna manera lo es, sino la realidad tan cruda como esa que consuetudinariamente traspasa y ocasiona delirium tremens a ciertos responsables en el organigrama del gobierno de la muy cuestionable “fidelidad”. 

Véase que ese mensaje al lado de la testa arrojada desde un vehículo en movimiento, al cual “extrañamente” nunca pudo alcanzar la docena de patrullas que se abocaron, no es ninguna graciosada. 

Aquí te mandamos un regalo pinches reporteros culeros así van a rodar muchas cabezas Milo Vela lo sabe y muchos más van cien cabezas por mi papá atentamente hijo de Mario Camo Sánchez y la gente nueva”, sí es un “poema” macabrón.  

Pero no como para huir al instante, como roedores al agujero. 

Debe tenerse claro y no perder de vista que el periodismo es deber y obligación. 

Si a la sociedad se le escamotea información precisa de hechos, por terribles que sean, se le está violentando un derecho fundamental. E IPSO FACTO EL PERIODISTA PIERDE LA RAZÓN DE SER. 

No se vale traicionar, ni siquiera por cobardía. 

Las cosas como son. Ni menos, ni mas. 

Que funcionarios de la Procuraduría de Veracruz digan que estos temas se deben tratar con pinzas, está bien. 

Pero ni enseñar el metal, ni hacer bolita para arrinconarse solo porque así lo manda el que manda, o el tamañote del miedo. 

Desde luego que no vamos, los comunicadores, a tomar la “herramienta” de “trabajo” de los sicarios que andan ajustándose sus cuentas y apretándose los tornillos de su maquinaria. 

Claro que por supuesto que no. 

Mas hacerse uno, todos juntos, para exhibir de qué tamaño es la cobardía frente al acto cobarde del que ataca desde la penumbra y a mansalva, tampoco es gracioso, y sí un agravio muy grande. 

Es alta traición.

¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres
¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres

0 comentarios

¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres