Blogia
DIARIO TRIBUNA

FUERON OCHO MUERTOS Y NO TRES. "SEGURIDAD" PÚBLICA LOS ESCONDE

Casi trescientos proyectiles impactaron sobre este vehículo, en la zona dorada para la delincuencia organizada... desde palacio de gobierno.

 

¿NARCOTRÁFICO EN EL GOBIERNO DE VERACRUZ?


César Augusto Vázquez Chagoya / Diario TRIBUNA.- Pretenderemos ser concisos. ¿Hay narcotráfico en el gobierno de Veracruz? Todo parece indicar decir que sí y vamos enumerar los hechos y lo que viene siempre atrás.

ANTECEDENTES

1.- El secretario de Seguridad Pública de Veracruz, Juan Manuel Orozco Méndez, en el gobierno de Miguel Alemán fue delegado de Tránsito en el municipio de Martínez de la Torre, donde vivía el capo de la región Albertano Méndez Terán. En plena navidad del 2003, don Albertano y su hermano fueron ejecutados y quemados en el lugar llamado “El Cocal”. Alfonso Allegretti Mejía, ex Policía Federal de Caminos, Ex delegado de Seguridad Pública en el alemanismo, además presidente del PRI municipal de Martínez de la Torre, toma el control de la plaza y se convierte en el capo del Cartel del Totonacapan.

2.- El general Juan Manuel Orozco Méndez fue acusado por empleadas de la Delegación de Tránsito de Martínez de la Torre de acoso sexual, por lo que fue premiado con traerlo a Xalapa, a la Secretaría de Seguridad Publica como Coordinador de las policías municipales. (Tiene dos denuncias ante la Fiscalía Especial contra Servidores Públicos: la 064/02/IV/FESP y la 10/02/IV/FESP)

3.- En febrero del 2004, el General Juan Manuel Orozco es nombrado por la Secretaría de Seguridad Pública del Gobierno de Veracruz, como jefe de seguridad del candidato a la Gubernatura de Veracruz, Fidel Herrera Beltrán, porque el originario de Nopaltepec sí aceptó que el gobierno alemanista le diera seguridad, contrario a lo que rechazaron los candidatos Dante Delgado (Convergencia) y Gerardo Buganza (PAN).

El 30 de abril del 2004 es asesinado en pleno centro de Martínez de la Torre, Alfonso Allegretti, sobrino del gran capo de Playa Vicente, José Colon, originario del estado de Guerrero, a quien le decomisaran media tonelada de cocaína en el aeropuerto de Ciudad Alemán en el 2003. Con el tiempo mueren dos hermanos de Alfonso. Uno dizque se tiró a una barranca y otro lo ejecutaron.

4.- El primero de diciembre del 2004, el nuevo gobernador toma posesión y nombra como secretario de Seguridad Publica al General Rigoberto Rivera Hernández, recomendado de la Secretaría de la Defensa Nacional, y como subsecretario a Juan Manuel Orozco. El General Rivera Hernández sólo aguanta 11 meses en el cargo, después que le sacan un video acompañado de una dama en una casa particular y el militar, por honor, sabiendo que el golpe proviene del centro del poder, renuncia y sube en su puesto Juan Manuel Orozco, en octubre del 2005.

5.- Desde que subió al mando de la policía de Veracruz, Juan Manuel Orozco metió a los principales puestos a gente de su confianza. Como subsecretario le pusieron al licenciado Edmundo Martínez Zaleta, con quien entró enseguida en confrontación porque el General daba órdenes fuera de lógica, además porque Martínez Zaleta se oponía al cobro de cuotas a los jefes policíacos. El gobernador, para acabar las disputas, mandó a Martínez Zaleta al C4 (centro de emergencias y auxilio a la población) y promovió como subsecretario a Francisco Mora Domínguez, quien estaba en el C4. Después, Martínez Zaleta renuncia al C4 por dignidad.

6.-Observé usted: existen tres contactos públicos de la gente más allegada al General y él mismo con los ZETAS, y es claro que los sicarios en ningún momento los han matado, sólo les hacen sentir su fuerza; pero lo grave es que el jefe de la policía de Veracruz nunca acciona en contra de ellos y al contrario da ordenes a sus policías que favorecen a los ZETAS.

El primer encuentro es con el delegado de Pánuco y el coordinador de la zona norte de Seguridad Pública en una gasolinera de Tampico Alto, a quienes los ZETAS los rodean y los cachetean. La segunda fue en Ixhuatlán de Madero en la zona norte, donde los sicarios también cachetean al secretario de Seguridad Publica de Veracruz. La tercera y última, el 13 de abril, cuando los ZETAS desarman a los integrantes de 8 patrullas: sí, 8 patrullas, con cerca de 40 policías del estado en el bulevar de Boca del Río.

7.- Las respuestas de General Orozco a los acontecimientos de la guerra entre narcotraficantes que empezó el 4 de marzo en Villarín con dos muertos y 7 detenidos; la detención de 5 ZETAS por policías municipales de Coatzacoalcos el 10 de marzo cuando pretendían matar a un narcotraficante de Oluta, Veracruz; la muerte de tres policías del estado en Boca del Río y 4 ZETAS detenidos; a la ejecución de dos sicarios de los ZETAS el 23 de marzo en el puerto de Veracruz que dejaron ensabanados atrás de TELEVER, asesinados por la “Gente Nueva”, y a la ejecución de otro ZETA en la colonia Floresta por la misma gente, fue:

a) Concentren sus armas cortas en Xalapa y sólo quédense con las largas. Con esta orden les quitaba a los policías la posibilidad de sobrevivir en una balacera si su metralleta se trababa.

b) No hagan recorridos de vigilancia en las carreteras. Orden dado a los grupos móviles, el 13 de abril de este año.

¿No quería el General que la policía del estado se enfrentara con los narcotraficantes con la primera orden? Con la segunda orden ¿sabía el general que iban a entrar los ZETAS a combatir a los de la “Gente Nueva” como sucedió en la entrada de Soledad de Doblado y prefirió que no hubiera vigilancia?

8.- Bueno, llega el fatídico 14 de abril donde se enfrentan los ZETAS con los integrantes de la “Gente Nueva” en la entrada a Soledad de Doblado sobre la carretera federal, donde hubo en apariencia oficialmente 3 muertos y dos heridos. Fueron 20 minutos de balacera, se tiraron más de 2 mil balazos. Se encontró un arsenal sobre la carretera y el monte cercano. ¿Así fue la verdad? Lamentamos decir que no es verdad: los primeros en llegar después de los Federales de Caminos fue una patrulla de Seguridad Pública (cuyo número sólo se lo daremos a la autoridad competente que lleva el caso). Esta patrulla recogió sobre el monte a 5 cuerpos (cinco) y se los llevó con rumbo desconocido.

No pudieron recoger a los otros tres porque la gente los estaba observando ya que uno estaba sobre la carretera, otro sobre un vehículo y el tercero estaba tirado en el monte, pero visible desde la carretera. De los heridos, uno estaba sobre la carretera y otro que era obvio que estaba herido y detenido porque se desmayó en la calle Lobos en el puerto de Veracruz. ¿Por qué se llevo la patrulla de Seguridad Pública a los cinco muertos? ¿Eran ZETAS o de la “Gente Nueva”?

Usted dirá: “este anda con muchas fantasías”, pero se equivoca. La Policía del Estado en tres ocasiones ha levantado los cuerpos sin que peritos de la Procuraduría de Justicia de Veracruz hagan su trabajo, quitándoles a las víctimas el derecho a justicia, y se los llevan a los cuarteles o al servicio forense que ellos vigilan. Con los primeros dos “ensabanados” encontrados atrás de TELEVISA Veracruz hicieron lo mismo y la justificación de Marco Antonio Aguilar Yunes, subprocurador de Justicia en Veracruz puerto, era que en el servicio forense se hacían mejor los peritajes. Con el segundo ZETA, ejecutado, ya con práctica, lo hicieron más rápido, y lo levantaron sin que los peritos de la Procuraduría actuaran.

El 16 de abril en la avenida 20 de Noviembre, de Xalapa, apareció otro ejecutado con mensaje de los ZETAS. Sólo bastó una llamada por la radio de Seguridad Pública para que una patrulla lo subiera a su camioneta y se lo llevara al cuartel de San José. Testigos: periodistas incómodos. De nuevo los peritos de la Procuraduría de Justicia no actuaron. Coincidentemente, el que era subprocurador en Veracruz lo cambian a Xalapa: Marco Antonio Aguilar Yunes.

Volverá usted a pensar que la imaginación mató al más perro de los perros y se inventan historias en contra del secretario de Seguridad Pública, porque es una campaña en contra del General Juan Manuel Orozco. Se vuelve a equivocar: ¿qué interés tienen los elementos de Seguridad Pública para que los reporteros no les tomen fotos a los sicarios y que involucra a altos funcionarios del Gobierno de Veracruz?

El corresponsal de Sotavento Diario de Minatitlán, Mario Morales Patraca, fue agredido por un policía del estado con su R15 por tomar fotos cuando la policía municipal de Coatzacoalcos detuvo a los 5 ZETAS el 10 de marzo. Mario ya interpuso la denuncia y nadie le hace caso.

Lo que es todo un record fue lo que paso en el entronque de la carretera federal y la entrada a Soledad de Doblado. La balacera fue a las 19 horas. Ya una patrulla de seguridad pública se había llevado los 5 cuerpos de sicarios sin orden del Ministerio Público. Entre las 19 horas y las 21 horas, la autopista Veracruz-Xalapa, en sus casetas de Cardel y Cerro Gordo, según reportaba por el radio Tránsito del Estado que estaban saturadas y el único camino libre era la carretera Xalapa-Rinconada-Santa Fe, pero si usted quería pasar para Veracruz, se encontraba con los muertos y las armas sobre la carretera, así que en el tramo Santa Fe-Veracruz la circulación se hacía mucho muy lenta.

En el lugar de la balacera sólo podían ingresar policías, funcionarios y periodistas. Ya varios reporteros habían tomado información y fotografías y se fueron. Estando los reporteros Cristhian García, del diario AZ; Gabriel Huge, del diario NOTIVER, así como Esteban Rodríguez, del AZ y de Grupo FM de los Malpica, haciendo lo mismo, estando presente el secretario de Seguridad Pública ordena quitarles las cámaras y sus imágenes, y fueron sus guardias personales los que agredieron a los reporteros. ¿Por qué no quería el General Orozco que les tomaran fotografías a los narcotraficantes? ¿Qué protege u oculta?

En verdad se desconoce, pero salió en su defensa el secretario de Gobierno, Reynaldo Escobar Pérez, quien dice que no hubo agresión a los periodistas. Él no vio nada, dice el hombre que siempre trae la cartera llena de dinero. Los policías y funcionarios que cobran en el Gobierno de Veracruz, ya nos imaginamos que van a admitir que sí agredieron a los periodistas. Ya también nos imaginamos protestando el subprocurador Aguilar Yunes porque a sus elementos no los dejaron tomar peritajes al cuerpo encontrado antes en Veracruz y después en Xalapa el 16 de abril. Los periodistas contra una mafia.

¿Dónde están los 5 muertos levantados por una patrulla de Seguridad Publica en Soledad de Doblado? Una vez lo dijimos y lo volvemos a decir: si le pasa algo al gobernador Fidel Herrera Beltrán, el responsable es el General Juan Manuel Orozco, así el mandatario se caiga de la cama.

Debe estar muy contento el presidente y la Secretaría de la Defensa Nacional con la actuación en Veracruz del General Juan Manuel Orozco.



A LOS OCHO MUERTOS SE SUMAN SEIS VÍCTIMAS CIRCUNSTANCIALES QUE NO APARECEN

Continúan desaparecidas siete personas, tras el enfrentamiento entre grupos de sicarios al anochecer del sábado en el entronque SantaFé-San Julián, hacia Soledad de Doblado y el puerto de Veracruz.

Se trata de seis adultos y un menor de apenas tres años de edad.

Familiares de los desaparecidos claman por que se les de información, a lo que el delincuente Emeterio López Márquez (Indagación Ministerial FESP/ 589/ 06/ 01), quien ocupa la silla de procurador General de Justicia no ha podido dar respuesta que los convenza.

El caso ya está en manos de la SIEDO (Subprocuraduría para la Delincuencia Organizada, dependiente de la PGR), sin embargo no hay noticias de las personas mencionadas, y la desesperación aumenta entre sus familiares.

Durante la refriega SUPUESTAMENTE hubo tres muertos y dos heridos, así como la explosión de una granada de mano, dos coches robados con lujo de violencia y un arsenal incautado.

Sin embargo se habla de al menos ocho muertos.

Durante el enfrentamiento que duró alrededor de veinte minutos, fueron disparados mas de dos mil balazos, cuyos casquillos se localizaron en la zona, sobre la carretera estatal y en los potreros cercanos.

Las personas que no aparecen son los civiles José Eligio Díaz Jiménez, Carlos Ruiz Martínez, Carlos Norberto Murillo, Javier Alejandro Marco Rocha, Daniel Marín Limón, Juan Chacón y su hijo de 3 años Juan Carlos Chacón Hernández. De este último se dijo que unos desconocidos se lo dejaron a un policía en Jalapa, y este a su vez lo entregó al DIF donde corroboraron que efectivamente se trata del menor que había sido una mas de las víctimas circunstanciales por los enfrentamientos entre zetas y "gente nueva"; grupos delincuenciales que ahora se dice que están patrocinados o cobijados desde el palacio de gobierno del estado.

 

Mientras tanto, el gobernador Fidel Herrera Beltrán declará que la gente del mal, no es su problema.

¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres.
¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres

0 comentarios

¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres