Blogia
DIARIO TRIBUNA

RETACHAN AL ASESINO DE BUENDÍA!


 

 José Antonio Zorrilla Pérez, asesino del periodista michoacano Manuel Buendía Téllezgirón, fue regresado a presidio luego de un desplegado que signaron periodistas y diversas personalidades. Había sido excarcelado mediante una resolución administrativa irregular suscrita por funcionarios del gobierno del Distrito federal.

Supuestamente Zorrilla Pérez no cumplió con los requisitos de contar con un aval moral y una carta de oferta de trabajo para mantener la libertad anticipada con la cual había sido favorecido, por lo que fue reingresado al dormitorio 5 del penal de Santa Martha Acatitla.

A continuación el desplegado y la lista completa de firmantes, entre los que está este medio de comunicación y su director general, Martín Serrano Herrera:

 

El 30 de mayo se cumplieron 25 años del asesinato cometido por José Antonio Zorrilla quien, según sentencia firme, fue autor intelectual del homicidio del periodista Manuel Buendía. En memoria de su gran trabajo como periodista y en función de la legalidad, no debemos permitir que se consolide la libertad anticipada que beneficia al ex director federal de seguridad, casi diez años antes de cumplir su sentencia.

Zorrilla fue dejado en libertad el 18 de febrero a través de una resolución que sustituyó a la que en octubre anterior ratificó la hasta entonces invariable negativa a las peticiones del ex jefe de la policía política mexicana para salir libre antes de completar la reclusión a que estaba condenado. En diciembre, un juez federal (en sentencia confirmada por un tribunal de circuito) amparó a Zorrilla para que se fundara y motivara la negativa y se emitiera una nueva resolución que podía ser en el mismo sentido o en otro. La sentencia judicial no ordenó la libertad de Zorrilla. Y sin embargo, como si así hubiera ocurrido, el secretario de gobierno del Distrito Federal instruyó al director ejecutivo de sanciones penales, José Manuel Casaopriego Valenzuela, para liberar a Zorrilla. A la postre, el secretario no firmó la resolución correspondiente. Lo hizo “por ausencia” de la autoridad responsable, el propio Casaopriego, que de ese modo es al mismo tiempo destinatario y firmante de la resolución que por este medio denunciamos.

La libertad de Zorrilla debe ser revocada. Ordenó el asesinato de  Buendía desde un elevado cargo gubernamental, por lo que puede ser considerado un crimen de estado. No debió ser aliviada su pena. El modo en que eso ocurrió amerita una investigación administrativa y penal que demandamos realice el gobierno del Distrito Federal. Si de ella deriva, como suponemos, una grave irregularidad, amén de las sanciones que correspondan, debe declararse inválida la resolución que dejó libre a Zorrilla. La misma conclusión debe resultar si se incumplen las condiciones a que debe sujetarse quien recibe ese beneficio.

Responsable de la publicación:

Omar Raúl Martínez,

Presidente de la Fundación Manuel Buendía A.C.

 

CIUDADANOS

 

Abril Natalie Martínez Utrilla

Adela Cedillo

Adrián Cuauhtémoc Tovar Fabian

Adriana Malvido

Adriana Morán

Agueda Martínez Peniche

Agustín Chávez

Aimée Vega Montiel

Alberto Aziz Nassif

Alberto Monroy

Alberto Tapia Landeros

Alejandra Ezeta

Alejandrino González Reyes

Alejandro Gasca Macías

Alejandro Montes de Oca

Alejandro Olmos

Alejandro Pulido Cayón

Alexandra Jiménez Martínez

Alexandro Roque

Alfonso Yáñez

Alfredo Poblete

Alina de la Llave

Alma Fabiola Cortés Ibáñez

Alma Rosa Alva de la Selva

Amelia Nora Martínez

Amor Lajud Rivero

Ana Cruz Navarro

Ana Garcés

Ana Lilia Pérez

Anay Romero Correa

Ángel Buendía

Ángel Nakamura López

Angeles Mastretta

Antonio Cruz de Blas

Antonio Emmanuel González Díaz

Antonio García

Antonio Heras

Antonio Hernández Montero

Antonio Lascurain Huerta

Antonio Soto Feria

Ariel Ruiz Mondragón

Armando Prida Huerta

Arturo Rendñón Shoup

Arturo Rosas

Beatriz Solís Leree

Blanca Gómez

Brisa Solis

Candelaria Rodríguez

Carlos Monsiváis

Carlos Payán

Carmen Aristegui

Carmen Garay

Carmen Rangel Sánchez

César Fuentes Vargas

Cintia Bolio

Ciro Gómez Leyva

Cristina Barros

Cristina Cabello Pulido

Cristina Medina

Cuauhtémoc Cisneros Madrid

Daniel Alvarado Guerrero

Daniel Contreras

Daniel Giménez Cacho

Daniel Ocejo Rivero

Daniel Rodríguez Barrón

Darío Ramírez

Denise Dresser

Dolores Rodríguez

Dorimar Alejandro Caballero Hernández

Edgar Arteaga Chávez

Edgar Hernández

Eduardo Suárez

Efrén Arellano Trejo

Elizabeth Fonseca Barrón

Elizabeth Romero Betancourt

Enrique Agüera Ibáñez

Enrique Cristian Martínez del Campo Gardel

Enrique Torres Rojas

Enrique Velasco Ugalde

Erick Alba

Ernesto Alonso López Uriarte

Ernesto Gonzalo González Gálves

Ernesto Ramírez

Ernesto Velázquez Briseño

Ernesto Villanueva

Esperanza Narváez Preafán

Fausto M. Martínez

Felipe Bachomo Ontiveros

Fernanda Díaz de León

Fernando Ledesma

Fernando Sandoval Guerrero

Fernando Solana Olivares

Fidela Navarro Rodríguez

Filadelfo Figueroa Mendoza

Flor Coca Santillana

Fortino Cisneros Calzada

Francisco Aceves González

Francisco de Jesús Aceves González

Francisco Gómez Maza

Francisco J. Paoli Bolio

Francisco Javier Portillo Ruiz "Alán"

Francisco Javier Villeda Marañón

Francisco Paoli Bolio

Francisco Rodríguez

Francisco Trejo Corona

Francisco Valdés Ugalde

Francisco Vidal Bonifaz

Fred Álvarez

Gabriel Sosa Plata

Gabriela Gallegos Ávila

Gade Herrera Galicia

Gerardo Oviedo

Gerardo Unzueta

Guadalupe Díaz Silva

Guillermo Montelón Nava

Guillermo Padilla Montiel

Gustavo Esteva

Gustavo Reyes Retana

Gustavo Reyes Terán

Héctor Apolinar

Héctor García Robledo

Héctor Herrera

Héctor Medina

Hernando Ruiz Córdoba

Heydi Juárez

Hugo Renán

Hugo Santos Flores

Humberto Matalí

Humberto Musacchio

Ignacio Rafael Acosta Díaz de León

Ignacio Rodríguez Reyna

Ileana Reyes

Irma Gallo

Isaín Mandujano

Israel Martínez Macedo

Israel Navarrete Narváez

Israel Velázquez

Iván Mendo

Iván Ojeda

Iván Tapia

Jaime Cárdenas Gracia

Jaime Manzano León

Javier Corral Jurado

Javier Solórzano

Jenaro Villamil

Jesús Alejo Nabor

Joel Hernández

Joel Muñoz Alvarado

Jorge Bravo

Jorge Carpizo McGregor

Jorge Heras

Jorge Jaramillo Rodríguez

Josafat Moraila

José Ángel Parra

José Antonio Zapata Cabral

José Fuentes Santos

José Galán

José Luis Carrillo Aguado

José Ramón López Rubí Calderón

José Reyes

Josefina King Cobos

Juan Antonio López Bohórquez

Juan Antonio Solís Terán

Juan Bautista Aguilar

Juan Carlos Gallo

Juan Javier Mora-Rivera

Juan Luis Hernández Avendaño

Juan Manuel Mejía Domínguez

Juan Manuel Robledo

Juan Ramón Negrete Jiménez

Judith Arteaga Romero

Julio Castro Hernández

Karina Coronado Cruz

Karla E. Aguilar Padilla

Karla Peregrina O.

Kyra Núñez-Johnsson

Laura Elena Padrón Hernández

Laura Guadalupe Leal Guajardo

Leoncio Acuña Herrera

Liborio Méndez Hernández

Lilia Torrentera Gómez

Lilia Vélez Iglesias

Lorena Villalobos Melgoza

Lourdes de Koster

Luis Aguilar

Luis Alberto Vidal Cirett

Luis Carrasco García

Luis Enciso

Luis Felipe Busso Vidales

Luis Guillermo Hernández

Luis Javier Solana

Luisa Miranda Barbotó

Lupita Thomas

Lydia Cacho

Maby Fregoso

Maciel Calvo

Magno Fernandes dos reis

Manuel Yrízar

Manuela Olivos Ángeles

Marcela Ríos

Marcela Yarce

Marco Antonio Mönge Arévalo

Marco Buenrostro

Marcos Pineda Godoy

María Antonieta Flores Astorga

María Auxilio Heredia Anaya

María Concepción Lara Mireles

María del Carmen de la Peza

María del Carmen Lara

María del Pilar Rivero González

María Elena Meneses Rocha

María Eugenia Valdés Vega

Mariana Alejandra Marín López

Mariano Morales Corona

Mariano Morales Corona

Maribel Gil García

Mario Lavista

Marissa Mar Pecero

Martha Olivia Gómez

Martha Olivia López Medellín

Martín Serrano Herrera

Mary Carmen Aguilar Franco

Mauricio José Schwarz

Mayela Delgadillo Bárcena

Michael W. Chamberlin

Miguel Ángel Granados Chapa

Miguel Ángel Rivera

Mireya del Pino Pacheco

Mónica Del Castillo Arias

Mucio Gómez López

Nabor Garrido Valle

Naim Libien

Nataly  Luz  José

Néstor García Canclini

Nicolás Dávila Peralta

Nora Martínez S.

Nubia C. Salas Lizana

Octavio Guarneros Cervantes

Octavio Islas

Octavio Obregón

Olga Alicia Gómez Reyes

Omar Ávalos Yépez

Omar Escamilla

Omar G. García Santiago

Omar Raúl Martínez

Oscar Hernández Hernández

Pablo Cabañas

Palemón Mendoza Pérez

Pedro C. Ulloa Gama

Pedro David Ordaz Arredondo

Perla Gómez Gallardo

Pilar Ramírez Morales

Polo Castellanos

Rafael Malpica

Rafael Mendoza Toro

Rafael Pineda, Rapé

Rafael Serrano

Ramón Merino Ayala

Raúl Godínez

Raúl Gómez Espinoza

Raúl López Parra

Raúl Neftalí Ríos Trujillo

Raúl Organista Ruiz

Raúl Ríos Trujillo

Raúl Trejo Delarbre

Raymundo Rivapalacio

Renato Consuegra

Renato P. Vásquez Chagoya

René Zúñiga

Ricardo Alemán

Ricardo Chávez Ruiz Esparza

Ricardo Collier

Ricardo Melgar

Ricardo Sánchez Bobadilla

Ricardo Zatarain Zambrano

Roberto Mancilla Mendoza

Roberto Pinón Olivas

Rocío Bolaños Gómez

Rodolfo Martínez Martínez

Rogaciano Méndez

Rogelio Gómez

Rogelio Hernández López

Rogelio Pizano

Rosa María Holguín Quiñónez

Rosaura Barahona Aguayo

Sandra Dueñes Monarrez

Sergio Aguayo Quezada

Sergio Morales Polo

Sergio Octavio Contreras

Tanius Karam

Teodoro Rentaría Arróyave

Thamar Seguí Amórtegui

Thomas Quintero Buendía

Tinieblo Castillo

Válek Rendón

Verónica Villalvazo

Vicente Castellanos

Virgilio Caballero

Virginia Castillo

Yaremi Escobar Meza

Zoé Robledo

 

ORGANISMOS Y MEDIOS

 

ARTÍCULO 19

ASOCIACIÓN DE COMUNICADORES DEL SUR DEL ESTADO DE MÉXICO

ASOCIACIÓN ESTUDIANTIL "POR GANAS"

ASOCIACIÓN MEXICANA DE DERECHO A LA INFORMACIÓN

BRIGADAS PLÁSTICAS

CENTRO DE PERIODISMO Y ÉTICA PÚBLICA

CENTRO NACIONAL DE COMUNICACIÓN SOCIAL

CLUB PRIMERA PLANA

COLEGIO DE PROFESIONISTAS EN COMUNICACIÓN DE QUINTANA ROO

COMUNICADORES Y PERIODISTAS ASOCIADOS DE MÉXICO A.C.

CUARTO ENFOQUE

EL DEMÓCRATA

FEDERACIÓN DE ASOCIACIONES DE PERIODISTAS MEXICANOS

FEDERACIÓN LATINOAMERICANA DE PERIODISTAS

FRENTE POR LA LIBERTAD DE EXPRESIÓN ALFREDO JIMÉNEZ MOTA

FUNDACION MANUEL BUENDIA

FUNDACIÓN PARA LA LIBERTAD DE EXPRESIÓN

GRUPO DE TECNOLOGÍA ALTERNATIVA SC

LA RED DESPERTAR DEL MAGISTERIO

LA TRIBUNA DEL ESTADO DE MÉXICO

ORGANIZACIÓN RADIOFÓNICA TAMAULIPECA

PERIÓDICO UNOMÁSUNO

PUEBLA HOY

RADIO VOZ DE SAN ANDRÉS CHOLULA

RED DEMOCRÁTICA JUVENIL

REVISTA CONTRALÍNEA

REVISTA FORTUNA

REVISTA MEXICANA DE COMUNICACION

SINDICATO NACIONAL DE REDACTORES DE LA PRENSA

SISTEMA MICHOACANO DE RADIO Y TELEVISIÓN

SOCIEDAD MEXICANA DE JAPONOLOGÍA

SOTAVENTO DIARIO

TRIBUNA DIARIO

 

 

 

¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres
¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres

3 comentarios

supra footwear -

Life find its wealth by the claims of the world, and its worth by the claims of love.

Estado Hipnotico -

El siguiente articulo se publico el 5 de Julio del 2007 en Voltaire.net http://www.voltairenet.org/article148628.html . Como muchos otras investigaciones politicas en Mexico esta en particular arroja datos que jamas fueron valorados por las autoridades (de consigna). Seguramente hubiesen metido a otras mas altas figuras del orbe politico en las mismas condiciones por las que Zorrilla atraveso 20 años. REABRAN EL CASO BUENDIA se lo merece. Aparentemente firma el desplegado pero veamos que dice sobre Zorrilla.
A 23 años del asesinato de Manuel Buendía
La administración del PAN ha mantenido encubiertos a sus asesinos
por Raymundo Riva Palacio*
Hace 23 años se cometió en una céntrica avenida de la ciudad de México uno de los asesinatos más injustos y alevosos de la historia del país. Fue asesinado a balazos el periodista Manuel Buendía por saber demasiado. Gobernaba entonces el país Miguel de la Madrid Hurtado, quien había dado las pinceladas finales de la criminalización del estado con la institucionalización de un trípode del que formaron parte las secretarías de la Defensa, de Gobernación (Interior) y de la fiscalía federal, que controló las actividades criminales de la presidencia de la república. Manuel Buendía descubrió el engranaje y cuando tomó la decisión de ponerlo al descubierto fue asesinado. La administración panista ha seguido encubriendo a los responsables.
Hace 23 años se asesinó al periodista Manuel Buendía por el temor que publicara la relación del poder político con el narcotráfico, una historia aún secreta
Hace 18 años se encuentra en la cárcel José Antonio Zorrilla Martínez, director de la legendaria Dirección Federal de Seguridad. Para toda una generación su nombre no significa nada, pero Zorrilla Martínez no sólo fue el funcionario de más alto rango en el gobierno de Miguel de la Madrid en pagar por el asesinato del columnista más influyente de los últimos 50 años, Manuel Buendía, sino que fue el chivo expiatorio con cuya condena se encubrió un crimen de Estado.
La noche del 30 de mayo de 1984 Buendía salió de su oficina en Insurgentes, casi llegando a Reforma, cuando un asesino le disparó cinco tiros por la espalda. El asesino huyó por Insurgentes, en el perímetro de la Zona Rosa, que era altamente vigilada por policías y militares en esos años por el alto número de personalidades que comían en sus restaurantes, sin que tuviera mayor problema para escapar. Se subió a una motocicleta y se fue a esconder a las instalaciones de la DFS, a unas cuantas cuadras de ahí.
Zorrilla Martínez llegó con sus principales comandantes a la oficina de Buendía y tomó ilegalmente las riendas del caso. Cuando se le persiguió en el gobierno de Carlos Salinas, él y los comandantes que hicieron la investigación fueron a la cárcel, junto con Manuel Ávila Moro, nieto de un presidente de la República, acusado de haber jalado el gatillo. En realidad, Ávila Moro, agente de la DFS y rockero, no había sido el victimario, sino quien manejó la motocicleta en la que el responsable directo de la ejecución escapó. Éste, descrito por testigos como un tipo alto y fornido, aunque delgado, con una gorra y un corte de pelo estilo militar, resultó ser un coronel que, tres días después de ese crimen, apareció asesinado en Zacatecas con más de 120 puñaladas en el cuerpo.
El asesinato de Buendía fue fraguado con sólo 30 días de antelación, luego de que el columnista retomara en dos columnas una declaración de finales de abril de aquel año de los obispos del Pacífico sobre la penetración del narcotráfico en las estructuras del poder. A través de pedazos de los detalles de su asesinato recogidos arqueológicamente por los años, se pudo establecer que, como consecuencia de ellas, el secretario de la Defensa, Juan Arévalo Gardoqui, convocó a una reunión donde se decidió el destino de Buendía.
Creía, de acuerdo con la información que ha salido a cuentagotas en casi un cuarto de siglo, que Buendía tenía información que vinculaba al Ejército y a altos funcionarios del gobierno federal con el narcotráfico, y que la daría a conocer en su famosa columna Red Privada. En la reunión estuvieron funcionarios de la Secretaría de Gobernación, proveedores de armas para el Ejército, Zorrilla Martínez y varios comandantes de la DFS, un par de ellos asesinados años después en actividades relacionadas con el narcotráfico.
Una investigación paralela de Samuel del Villar, en ese entonces el cruzado de la renovación moral en Los Pinos, establecía que ante la crisis económica que sufría el gobierno de De la Madrid, se elaboró una política secreta donde el gobierno se haría de fondos del narco mediante la protección de los campos de cultivo. Un ex secretario de Estado en la administración de De la Madrid expresó altas dudas sobre la veracidad de aquel informe, en buena parte porque, comentó, Del Villar -un hombre con una genialidad que tocaba muchas veces la locura- estaba produciendo documentos desconcertantes, como una propuesta al presidente para resolver el problema del sindicato petrolero con una especie de Noche de San Valentín.
Lo que era innegable, de acuerdo con otros ex secretarios de Estado que hablaron con el paso de los años, era que el Ejército sí protegía cultivos de droga, particularmente en Sonora y Sinaloa, y que la participación de Arévalo Gardoqui como jefe de esas actividades siempre fue muy difícil de rebatir. El narcotráfico ya había penetrado las estructuras del poder en México. De hecho, las redes de distribución estaban inmersas en la geopolítica del momento, particularmente la contrarrevolución organizada por Washington en contra del gobierno sandinista en Nicaragua. La ayuda a la contra tenía problemas de abastecimiento de armas por la Enmienda Boland, mediante la cual el Congreso de Estados Unidos prohibía a la Casa Blanca ayudar de cualquier manera, salvo humanitaria, a los contras.
Se conoce ampliamente el caso del Irancontras, que fue una operación para llevar armas a la contra procedentes de Irán a cambio de la liberación de los rehenes estadounidenses en su embajada en Teherán, pero casi nada ha salido, en todo este tiempo, sobre el papel de México. Buendía siguió esa pista con su peculiar olfato periodístico hasta que lo mataron, el mismo día y a la misma hora en que a 2 mil 500 kilómetros, en La Penca, Costa Rica, un agente de la CIA colocó una bomba en una conferencia de prensa convocada por Edén Pastora, el legendario Comandante Cero de los sandinistas que se volteó contra ellos y que para 1984, después de haber sido una de las piezas claves en el trasiego de armas para la contra desde México, se había convertido en un problema para la agencia.
Pastora sobrevivió el atentado donde murieron cuatro personas y 14 resultaron heridas. En esa conferencia que en ese momento no sabía que era promovida por agentes de la CIA en San José, iba a revelar las presiones que tenía de la CIA, que desde Costa Rica controlaba la recepción de armas para la contra, que llegaban a ese país y a la base militar en San Salvador, manejada por los agentes en Centroamérica y por el teniente coronel Oliver North desde la Casa Blanca.
Una de sus primeras declaraciones, muy poco difundidas, fue que el atentado “había venido de México”, donde estaba buena parte del trasiego de armas para la contra, que cambiaban por droga en Texas. México era parte de la geopolítica de la guerra fría, donde Estados Unidos cerró sus ojos para beneficios de sus intereses ulteriores. En ese sentido el general Arévalo, pese a la documentación que lo involucraba en el narcotráfico, nunca fue perseguido ni acusado formalmente, como tampoco fueron reveladas las relaciones del Ejército con el narco.
Buendía, temía el secretario de la Defensa, tenía pruebas de cómo él, altos funcionarios de Gobernación y familiares del presidente, estaban metidos en el negocio del narcotráfico. No está claro todavía si cuando Arévalo se alarmó el columnista tenía documentación sólida. Pero Zorrilla Martínez, que era su compadre, sí sabía todo aquel entramado. Pero para un crimen de Estado se necesitaba un hombre de Estado.
En efecto, por más contradictorio que parezca, Zorrilla Martínez se comportó como un hombre de Estado, tragándose todo lo que sabía, guardando silencio entonces y ahora para salvar la viabilidad de un gobierno. Pero, sobre todo, para proteger a los secretarios de Estado que, con la aprobación o no del presidente De la Madrid, metieron sus manos de lleno en el narcotráfico, prólogo pernicioso de la realidad actual

Estado Hipnotico -

No debemos seguir protegiendo una mentira. Unamos esfuersos por aclarar el pasado. Debemos proteger el presente y futuro de que siga sucediendo esto. Esta es la mejor oportunidad que tenemos de darle un nuevo rumbo a este tipo de averraaciones. REABRAN EL CASO MANUEL BUENDIA se lo merece. Hay pruebaas que nunca fueron valoradass ni tomadas en cuenta en este caso. A continuacion Carlos Ramirez nos ccomenta lo siguiente.
+ Buendía: Bartlett se “cubrió”+
+ Fiscal, su primo; MEC-MMH+
Como en una buena novela policiaca y de espionaje, el caso Manuel Buendía se ha convertido ahora en el caso José Antonio Zorrilla Pérez. Una maniobra de muchos hilos subterráneos quiere mantener en prisión al ex director de la Federal de Seguridad pero con la intención de no reabrir la investigación del asesinato del columnista de Excelsior, ocurrido el 30 de mayo de 1984, y proteger al gobierno de Miguel de la Madrid.
Hay cuando menos seis expedientes abiertos del Caso Zorrilla:
1.- El jefe de gobierno capitalino Marcelo Ebrard ha girado la orden de impedir la preliberación de Zorrilla y para ello sus funcionarios han llegado a traspapelar la documentación legal entregada por Zorrilla para obtener los beneficios de la liberación anticipada. La razón radica en el hecho de que Ebrard trabajaba para el gobierno priísta de Miguel de la Madrid en 1984 al lado de Manuel Camacho vía Carlos Salinas.
2.- El caso Zorrilla recuerda uno de los principales problemas de la seguridad pública de hoy: en el gobierno de De la Madrid comenzó la penetración del narcotráfico en las estructuras de poder. Zorrilla quiere ser presentado como el único responsable de ese proceso de perversión del poder. A veinticinco años de distancia, el problema número uno de la inseguridad es justamente la complicidad del crimen organizado en las estructuras de poder. En el gobierno de De la Madrid hubo un pacto secreto del narco con el Estado para usar los narcodólares contra la devaluación.
3.- La investigación oficial del asesinato de Buendía se hizo con la intención de desviar la atención. Para ello, el entonces secretario de Gobernación, Manuel Bartlett Díaz, operó la designación gubernamental de un fiscal especial: el abogado fiscalista Miguel Angel García Domínguez. Pero hubo el dato poco conocido de que García Domínguez era primo de Bartlett. Por tanto, las pesquisas alejaron de Gobernación –donde trabajaba Zorrilla bajo las órdenes directísimas de Bartlett– las sospechas de un crimen del poder. En un interrogatorio, García Domínguez le dijo a Zorrilla que le habían prometido el cargo de ministro de la Suprema Corte. “Y no voy a perder ese cargo por usted”, afirmó el fiscal especializado en asuntos de impuestos. Y no lo perdió: el caso Buendía le dio su sillón en la Corte.
4.- La única manera de atajar las sospechas del crimen del poder fue crear un chivo expiatorio: acusar Zorrilla del crimen por el móvil de impedir la publicación de su nombre como protector de narcos; el gobierno de De la Madrid y Bartlett quedarían al margen con un asesino solitario. Sin embargo, detenido en 1989, Zorrilla recibió toda clase de privilegios durante el periodo 1984-1988: salida sin conflictos de la Federal de Seguridad, disolución de la DFS para borrar huellas del narco, candidatura a diputado del PRI por Hidalgo y ningún acoso. Por tanto, De la Madrid y Bartlett realmente protegieron a Zorrilla. Cuando Zorrilla fue detenido en 1989 por el gobierno de Carlos Salinas, lo lógico hubiera sido indagar por qué el gobierno de De la Madrid no hizo algo para investigar a Zorrilla. La protección de De la Madrid a Zorrilla implicaría un hecho de complicidad criminal que aún es tiempo de investigar.
5.- A pesar de su vena crítica al poder, al neoliberalismo en ascenso y al crimen organizado, el punto más conflictivo del periodismo crítico de Buendía fue la revelación de las actividades de la CIA en México. En 1985 asesinaron al agente de la DEA Enrique Camarena Salazar y se revelaron las primeras informaciones de la protección al narco por policías de la Federal de Seguridad, de Investigaciones Políticas y Sociales y de la Judicial Federal, es decir, de Gobernación y la PGR. Buendía había destapado el asunto antes. Zorrilla fue acosado por los EU no por el asunto del narco sino por haber abandonado el patrocinio de la CIA y haberse acercado al KGB y sobre todo a la policía secreta de Alemania comunista. Un reportaje en el The New York Times en julio de 1985 reveló esas preocupaciones de la CIA contra Zorrilla. La fuente de esa nota fue el embajador norteamericano John Gavin, operador directo de la estación de la CIA en México.
6.- Hasta ahora no se ha profundizado en una línea de investigación: la relación personal e informativa de Buendía y Zorrilla. La relación de Zorrilla con Buendía era más cercana y afectuosa de lo que hoy se quiere reconocer, al grado de haberle creado algunas incomodidades a Buendía.
De acuerdo con abogados consultados, Zorrilla ha entregado toda la documentación para obtener la gracia de la preliberación. El pasado 8 de septiembre, el director ejecutivo de Sanciones Penales del gobierno del DF, José Manuel Casaopriego, informó a Zorrilla que se le revocaba el beneficio de la preliberación por dos razones: no haber firmado el alta de vigilancia y no haber entregado la documentación exigida sobre labores en reclusorio. Sin embargo, Zorrilla sí firmó y los documentos fueron entregados a Casaopriego, quien los traspapeló a propósito para mantener encerrado a Zorrilla.
De ahí que haya una extraña colaboración del gobierno perredista De Ebrard con priístas del gobierno de Miguel de la Madrid para no soltar a Zorrilla porque la liberación reabriría automáticamente el caso Buendía. Ebrard se ha con vertido en un protector de De la Madrid y Bartlett y puede estar asumiendo una complicidad a posteriori en el crimen de Buendía
¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres