Blogia
DIARIO TRIBUNA

LA RESPONSABILIDAD DEL ESTADISTA


 

¡INFORMACIÓN DE VERACRUZ PARA EL MUNDO!


Horas de inseguridad se viven en Veracruz. En sólo once días mataron a Cirilo Vázquez Lagunes , ganadero metido a político, y en esa acción también murió su suegro y tres policías de San Juan Evengalista.
En sólo 9 días de intervalo mataron a dos periodistas: homicidios ligados al crimen organizado. Hubo un ejecutado en Playa Vicente y otro más en Acayucan, ligado a cuatro ejecuciones en la región de Atzalan, la zona más violenta hasta ahora del estado de Veracruz.
Tres periodistas amenazados de muerte. Cuatro periódicos resguardados por elementos de Seguridad Pública y los que faltan.
El estadista si bien debe velar por la superación económica de la población, tanto en políticas carreteras como de seguridad social, debe interesarse primordialmente por lo que nació el estado: garantizar el marco jurídico para que prevalezca la vida y los bienes de los ciudadanos. Y cuando se rompe ese marco jurídico, el estadista debe ser contundente en poner el ejemplo de justicia.
En Veracruz no se puede permitir que el crimen organizado rebase a la autoridad constituida. No puede permitir que se amenace a alcaldes ni a jefes policíacos, y más aún que atenten contra ellos.
En esta navidad que se avecina podría haber malas noticias para Veracruz, porque para nuestra desgracia el crimen organizado está más compacto que las fuerzas de seguridad. Lo más grave es que con muchísimos recursos económicos han comprado jueces, ministerios públicos y jefes policíacos.
¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres.
¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres

2 comentarios

Diario TRIBUNA -

ADRIANA:

Según la óptica desde la que se mire, cada cual tendrá una opinión que dar.

Nosotros somos periodistas que informamos de acontecidos.

Gracias por tu comentario, y saludos.



ADRIANA -

Que dios me perdone, pero a cirilo le llego su hora, el asesino a mi padre: Rafael Lagunes Fuentes, y todo se paga
¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres