Blogia
DIARIO TRIBUNA

“NO ENCUENTRAN” A LOS ASESINOS DEL DIRECTOR (+) DE “LA OPINIÓN”

“NO ENCUENTRAN” A LOS ASESINOS DEL DIRECTOR (+) DE “LA OPINIÓN”

 Fojas de la Causa Penal 177/2006, del Juzgado 1° en Pacho Viejo, Veracruz.  Después de darle machetazos y colocarle sobre la cabeza una pistola al periodista, Héctor Yunes Landa fue "ascendido" a líder del Congreso del Estado, desde donde se promueve para sustituir a Fidel Herrera Beltrán en la gobernatura a finales del año 2010. 

CLICKE AQUÍ para ver los documentos 

PASILLOS DEL PODER: GIBB

César Augusto Vázquez Chagoya

 

El 8 de abril del 2005, cerca de las 10 de la noche, las redacciones de los periódicos del estado se movían con inusitada rapidez para conseguir la información relacionada con el asesinato de Raúl Gibb Guerrero, director del diario La Opinión de Poza Rica.

Bueno, la noticia no se creía, que hasta los altos mandos policíacos ordenaban a sus gentes en la región que vieran personalmente el cadáver del periodista, quien llegando a su casa fue sorprendido por los cobardes. La información era confirmada, vinieron las protestas y la impunidad.

La presión subió de tono, hasta que el Presidente Vicente Fox aseguró a la Asociación Interamericana de la Prensa que el asesinato de Gibb sería aclarado en breve. Nada en tres años. Hoy, el siario La Opinión sacó su editorial recordando a su Director, su obra social en la región de Poza Rica, con las promesas incumplidas, y la impunidad en que caminan sus asesinos.

¿Cuándo van a resolver el asesinato de Gibb? Tal vez nunca, porque el equipo de investigación fue desmantelado; quién sabe con qué propósitos y se desconoce quién dio la orden anterior. Ese día, Raúl Gibb venía de inaugurar las oficinas y el Diario La Opinión de Martínez de la Torre. Es claro que no les gustó a muchos y decidieron acabar con el problema rápido.

Nunca, nadie, sabe de los carros en que huyeron los asesinos. La policía investigó a su familia para no voltear para otro lado. Bueno hasta el gran amigo del editor, el hoy director del ISSSTE Miguel Ángel Yunes, entonces subsecretario de Seguridad Pública Nacional, tampoco pudo hacer nada. Los asesinos deben ser tan poderosos.

Sobre el asesinato del editor se han escrito miles de hojas de información. Existen declaraciones de posibles participantes, pero nunca se les detuvo, a pesar de estar ligados en otros homicidios. Uno hasta confesó que también iban a matar a Raúl Gibb en el 2001 cuando corría en la cancha de una escuela.

Descanse en paz Raúl Gibb Guerrero y ojalá un día tenga justicia.

 

                     CLICKE AQUÍ para ver los documentos                  

¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres
¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres

1 comentario

MIRIAM HERNANDEZ -

GRACIAS POR MANTENERME INFORMADA Y ESPERO ME SIGAN ENVIANDO LOS ACONTECIMIENTOS MAS RELEVANTES.
¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres