Blogia
DIARIO TRIBUNA

FIDEL Y ALEMÄN JUNTOS, FESTINA LA COSA NOSTRA... y un policía resulta inocente.

EL SHAGY

Leticia García Perea nació el 22 de septiembre de 1967 en San Andrés Tuxtla. Dicen que estudió licenciatura en Derecho, pero al parecer sólo lo pudo aprender para lo malo. Gracias a sus influencias murió un policía de Coyutla llamado Manuel Cabrera Valencia el 22 de agosto del 2003 por su culpa; y otro policía de Veracruz, Salvador Castro González (a) EL SHAGY, se pasó casi tres años y medio en el penal de Allende.

Esta es una historia política-policíaca, donde están inmiscuidos no sólo Leticia García Perea, sino el diputado Alejandro Montano Guzmán, el prófugo ex alcalde de Coyutla Basilio Picazo, y el subprocurador de Justicia Marco Antonio Aguilar Yunes. En esta historia se demuestra la corrupción entre funcionarios del gobierno alemanistas y legisladores, además de cómo la justicia la aplican los que cometieron los delitos más grandes contra los pobres de este estado.

Resulta que Leticia García Perea, casada con el reconocido abogado perredista José Figueroa López, luchador incansable, impulsó a su esposa para que fuera miembro y consejera del Comité Municipal del PRD de San Andrés Tuxtla, y después regidora del ayuntamiento en el periodo 1998-2000. Después fue diputada plurinominal de su partido del 2001 al 2004 y en ese periodo fallece su esposo y perdió la brújula.

En septiembre del 2002 se descubre que la diputada había recomendado ante el secretario de Seguridad Pública, Alejandro Montano Guzmán, para que sus amigos constructores de las compañías Lagos Pous y Grupo Marlyn S.A, les dieran sin licitación la remodelación de la academia de policía de El Lencero, y estas compañías se las subcontrataron a otras 6 compañías, donde cobrarían cerca de un millón 800 mil pesos, además de la construcción de las oficinas de la Dirección de Servicios Periciales de la Procuraduría General de Justicia con un costo de 16 millones de pesos.

De la primera obra Sergio Lagos Pous (amigo de García Perea) cobró el dinero y no les dio nada a las compañías subcontratadas; y en la segunda le adelantaron 3 millones de pesos a Pous, pero nada les dieron a las compañías subcontratadas, paralizándose las obras en un avance del 37%. Las 6 compañías financiaron las obras con la promesa del recomendado de Leticia García Perea de pagarles por las buenas relaciones con Montano Guzmán y con el contralor Ricardo García Guzmán.

Se supone que ese dinero servia para financiar actividades del PRD y que incursionara en la política Sergio Lagos Pous. El 4 de septiembre del 2002, Daniel Vázquez Sandoval, subdirector de Equipamiento Regional de la SEDERE, informó que la compañía Marlyn es incompetente para terminar el edificio de los servicios periciales y les exigen el dinero adelantado, así como la fianza que perdieron.

El 25 de marzo del 2003, Sergio Lagos Pous es detenido en Xalapa por el delito de fraude en contra de una de las compañías agraviadas por 799 mil pesos. El detenido no pudo acreditar la propiedad del vehículo donde viajaba, según porque empeñó la factura. Andaba armado con una escuadra 9 milímetros y mostró una credencial que lo amparaba como asesor del diputado del PRD Víctor Molina Dorantes. El individuo salió libre bajo fianza, después de reparar los daños.

García Perea, ya perdida en su mundo de poder, el 29 de mayo del 2003 escenificó en su tierra un escándalo automovilístico al chocar una camioneta propiedad del Congreso del Veracruz contra un auto Atos propiedad de Juan Navarro, y a pesar de tener la culpa por darse vuelta en “U”, se negaba a reconocer la responsabilidad, como si fuera tan grande San Andrés Tuxtla. Todavía se recuerda cuando se estacionaba en lugares prohibidos y ningún policía o agente de Tránsito le podía decir algo porque conocían su vocabulario.

Todavía venía lo peor. La señora compró una casa en la calle Garzón Cossa entre Martí y Costa Verde, en el fraccionamiento Reforma del puerto de Veracruz. La casa estaba en litigio y ocupada. En la tarde del 23 de agosto del 2003, cinco hombres armados y de civil se metieron a la vivienda. Más tarde el morador de la casa quiso entrar a su vivienda y no lo dejaron, pero se dio cuenta que estaban armados y pidió auxilio a la Policía Intermunicipal al mando de Jaime Téllez Marie, quien envió con el agraviado una patrulla, quienes confirman que hay personas con armas en la casa.

Ante la situación llegan más refuerzos y ordenan entrar a la casa resultando muerto Manuel Cabrera Valencia y se detienen a otros 4 más, quienes resistieron a la Policía Intermunicipal. Al ser revisados los individuos se encuentran con la novedad de que todos son policías del municipio de Coyutla, quienes por indicaciones de su presidente municipal Basilio Picazo Pérez, fueron a recuperar la casa de la diputada Leticia García Perea, quien sin ningún juicio legal quería la casa que compró.

El primer agente del Ministerio Público que vio el caso fue el licenciado José Guillermo Leo, pero por la gravedad del asunto paso al subprocurador Marco Antonio Aguilar Yunes, quien sin tomar en cuenta la gravedad de la estancia de la policía de Coyutla y la resistencia a la autoridad, determinó sin más averiguaciones que el policía intermunicipal Salvador Castro González (a) “EL SHAGY”, era el culpable de la muerte del policía de Coyutla. Lo consignaron a un juez y le dictaron más de 17 años de prisión.

El 22 de septiembre del 2003, diputados de la Legislatura pidieron la remoción de la diputada García Perea de la presidencia de la Comisión de Límites Territoriales, porque no asistía y no le ponía interés a los asuntos. La legisladora, con toda la “pena moral”, se presentó al inicio del último periodo de la LIX en el mes de octubre del 2003, después de dos meses de ausencia argumentando que estaba “deprimida” por la muerte del policía en su casa.

El 28 de septiembre del 2004, después de las elecciones para gobernador que ganara Fidel Herrera Beltrán, Leticia García Perea volvió a ser noticia al servir de enlace entre sus compañeros diputados, Alejandro Montano Guzmán y el enviado del gobernador electo, Antonio Benítez Lucho, para “romper el hielo”, donde los legisladores perredistas pidieron 80 mil pesos para gestiones sociales y un cargo para García Perea para el nuevo gabinete.

Pues usted no lo va a creer: al principio del gobierno de Fidel Herrera la quisieron hacer delegada de Tránsito en San Andrés Tuxtla a García Perea, pero los transportistas y autoridades se opusieron. ¿Saben a dónde la mandaron? No acertó, porque usted lector no puede tener los alcances de la perversidad. La nombraron encargada del C-4 de Poza Rica en el mes de junio del 2005, que abarca las regiones del Totonacapan (incluye el municipio de Coyutla) y Poza Rica.

Exactamente está como titular en el lugar donde se manejan las patrullas e información delincuencial confidencial. No había mejor lugar para proteger al que siempre le había hecho favores: Basilio Picazo Pérez, quien un mes antes, el 6 de mayo del 2005, mandó a matar al ex síndico de Coyutla, Miguel Alfonso Vázquez. El ex alcalde sigue prófugo.

Después de tres años y medio, Salvador Castro (EL SHAGY), el 10 de febrero de este año, salió libre gracias a un amparo directo de un juez federal porque comprobó que el disparo que mató al policía de Coyutla no venía del lugar donde él se ubicaba. Lo esperaban sus padres, su hija de apenas 11 años y amigos. Nunca habíamos oído con tanta alegría como los cronistas policíacos narraban la liberación de un policía inocente.

Para este atropello de “buena fe” no hay castigo para el subprocurador de Justicia Marco Antonio Aguilar Yunes, ni hay castigo para Leticia García Perea por tráfico de influencias, ni para Basilio Picazo, que sólo es una mancha más al tigre.

¿Sabe qué quiere el Shagy? Le pide al gobernador Fidel Herrera Beltrán que le permita regresar a la policía porque es su vocación, subrayando que él no mató a nadie y no ha hecho nada malo. Es y se siente policía del estado.

El héroe de esta liberación es el licenciado Ricardo Salas Bermúdez, quien a pesar de haber dejado de trabajar en el departamento jurídico de la policía, siguió ayudando a Salvador. Así como hay mal, hay bien.

BINIZA (Voces al viento, en zapoteco): El ambiente político y climático en Xalapa se siente gélido, en cambio en Veracruz está caliente el carnaval

imágen: https://tribunadiario.blogia.com/upload/externo-abccd259a31ae031bee7f5c76e376878.jpg

¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres
¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres

2 comentarios

Vic -

y la pelicula sigue por que aun asi saliendo de prision se negaron a reincorporarlo ala corporacion y se tuvo que proceder legalmente para obligarlos a reincorporarlo,teniendo posteriormente como policia un enfrentamiento con delincuentes en la cual salio herido y entonces llego el sr gobernador junto con el secretario de seguridad a dar su apoyo, siendo que desde un principio no lo querian ahi....y quien les pago los 3 años y medio que estuvo preso?, quien repara ese daño?, este si es un buen policia de VOCACION Y CONVICCION

Jordan Spizikes -

What on earth is the secret ingredient of difficult those that allows them to succeed?Why do they survive the challenging occasions when others are conquer by them? Why do they win when other folks drop? Why do they soar when others sink?
¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres